Pan de olivas negras

Pan con olivas negras

Un pan exquisito, de fácil preparación y sabor y aroma intensos…

Ingredientes:

500 gramos de harina panificable. Ya he comentado que yo las compro online en El Amasadero (tenéis el link en la lista de enlaces del Blog). Para preparar este pan, utilizo 400 gramos de harina panadera “normal” y 100 gramos de su excelente harina panadera recia (típica del pan cateto).


300 a 400 ml. de agua
100 gramos de aceitunas negras aragonesas de buena calidad, deshuesadas y bastamente picadas (o machacadas).
10 gramos de sal (no os paséis porque las olivas aportan un extra de sal al pan)
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
5 gramos de levadura fresca

Elaboración:

1.- Mezclad en un cuenco todos los ingredientes SALVO las aceitunas, que utilizaréis más adelante. Mezclad hasta tener una pasta algo homogénea (si no queréis pringaros las manos, utilizad una cuchara de madera o similar)
2.- Verted la mezcla sobre la encimera de la cocina (previamente aceitada) y amasad durante 10 minutos.
3.-  Cuando tengáis la masa suave y homogénea, añadid las aceitunas y seguid amasando hasta haberlas integrado bien en vuestra masa. Así:

Masa

4.- Haced una pelota con la masa, colocadla en un cuenco aceitado y cubridla con un paño húmedo y dejad que repose durante unos 90 minutos, aprox.
5.- Desgasificar (no es nada misterioso. Se trata de quitarle gas a la masa reposada). Con las manos aceitadas, dar forma de bola a la masa, procurando que quede bien tirante la superficie y metiendo los repliegues hacia abajo. Colocad la pelota de masa con la parte bonita hacia abajo en un cuenco bien enharinado (o banneton). Una imagen de mi banneton enharinado (hacedlo antes de dar forma a la masa que después no sabréis qué hacer con la pelota de masa en vuestras pringosas manos):

Circulo de masa

Pelota de masa

6.- Cubrid con un paño húmedo y dejad que fermente la masa durante una hora y media, aprox (duplicará su volumen).
7.- Precalentad el horno a 250º, calor arriba y abajo. Con mucho cuidado, volcad la masa fermentada sobre una bandeja de horno en la que habréis colocado papel de hornear y un poco de harina. Insisto en lo del cuidado… Cortad la masa tan artísticamente como queráis y hornead de la forma habitual (léase: bajad la temperatura del horno a 200º. Pulverizad las paredes del horno, no la masa, con agua cada 2 ó 3 minutos los primeros 10 minutos de horneado. Hornead unos 60 minutos sin marear el pan. Dejad que repose 10 minutos dentro del horno con el horno apagado).

El resultado… Un sabor a oliva intenso. Un color estupendo. Corteza crujiente…  El pichón mayor no pudo resistirse y se comió un buen trozo cuando todavía estaba caliente (aunque este pan debe comerse cuando haya perdido todo el calor, para apreciar bien el sabor de las olivas).

Pan con olivas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *