Galletas de Navidad

¿Alguien puede resistirse a unas galletas como éstas?

Están riquísimas, gustan a todo el mundo y son fáciles de preparar (algo laboriosas, pero no complicadas). Eso sí, necesitaréis, además de los ingredientes de la masa (muy básicos), todas estas cositas:

– Cortapastas navideños. Podéis encontrarlos incluso en los chinos pero, si los saldos del Extremo Oriente no os convencen, los encontraréis en muchos sitios: El Corte Inglés, IKEA, la Cookiteca (Barcelona), Gadgets de Cuina (Barcelona), Solé Graells (Barcelona), Comercial Mínguez (Madrid)…
– Azúcar lustre (azúcar glass)
– Colorantes alimentarios para la glasa (a mí me gustan los de la marca Wilton, pero podéis encontrar en casi cualquier supermercado los de Vahiné -que no sirven para fondant, pero sí para glasear galletas).
– Purpurina, estrellitas, bolas, etc., comestibles (obviamente). También podéis encontrarlos en los sitios mencionados. 

Si queréis disponer de todas estas cosas sin moveros de vuestro sofá, podéis adquirirlas en:
– Mundo de la repostería
– Cocineros.info
– Comercial Mínguez

Si queréis, además de preparar las galletas, embolsarlas y preparar paquetitos para regalo, podéis comprar las bolsitas, lazos, etc. en:

– Comercial Mínguez
– La bolsera

* * * * *

Ingredientes (para 2 bandejas de horno llenas de galletas):


Para la masa (que, al fin y al cabo, es lo importante):
– 1 libra de harina (400 gramos). Harina normal, de la de toda la vida, la del súper.
– 120 gramos de azúcar lustre
– 240 gramos de mantequilla (no fría)
– 1 huevo

Para el glaseado: 
– 2 claras de huevo
– 350 gramos de azúcar lustre
– Un par de gotas de zumo de limón
– Colorantes alimentarios (para Navidad, yo utilizo verde y rojo. Tened en cuenta que la glasa es de color blanco).

Como yo soy una loca de la seguridad alimentaria, preparo la glasa con clara de huevo pasteurizada. Sólo la he conseguido encontrar en Mercadona (son de la marca Guillén).

Extras de decoración:
Perlas o bolitas comestibles, purpurina, etc.

Galletas navidad 2

Elaboración (va para largo):

De las galletas:
1.- Mezclad todos los ingredientes, amasando lo justo para obtener una masa, pero sin resobetearla. Envolved en papel film y dejad que la masa se enfríe en la nevera unos 30 minutos.
2.- Precalentad el horno a 180º.
3.- Extended la masa sobre la encimera (o similar) enharinada, con la ayuda de un rodillo, hasta obtener una lámina de masa de medio centímetro de grosor). Cortad las galletas con la ayuda de un cortapastas y transferidlas a una bandeja forrada con papel de horno.
4.- Hornead hasta que estén doradas.
5.- Dejad enfriar las galletas. Tendrán este aspecto:

Galletas navidad 2

Del glaseado:
Mientras las galletas se enfrían…
6.- Montad las claras a punto de nieve y mezcladlas con el azúcar lustre y las gotas de limón.
7.- Distribuid el glaseado en 3 cuencos. Uno para el color blanco (el color natural de la glasa), otro para el verde (añadid unas gotas de colorante de ese color y mezclad) y otro para el rojo (haced lo mismo). IMPORTANTE: Si no vais a utilizar inmediatamente la glasa o sois lentos decorando las galletas, tapad bien los cuencos, porque el glaseado se seca rápidamente.

Decoración:
9.- Si nunca habéis decorado galletas, utilizad una jeringuilla para decorarlas. Es lo más práctico. Si tenéis experiencia ya sabéis cómo hacerlo, así que no os aburriré con lo de fabricar un cucurucho de papel, etc.
10.- Decorad a voluntad. ¡Imaginación al poder!
Si la decoración os queda como un churro, siempre podéis decir que son galletas de Navidad-Zombi, o algo por el estilo. No desesperéis, pasa en las mejores familias.

Una vez seca la glasa, conservad las galletas en una caja de latón.

 

Empanadas japonesas (gyozas)

La receta que os propongo aquí es una versión poco ortodoxa de las afamadas “gyozas”, empanadas japonesas rellenas de col y carne de cerdo picada. La gracia de esta adaptación es que cualquiera puede prepararlas en casa, si dispone de un mínimo de productos japoneses muy básicos (salsa de soja, mirin, sake) e, incluso, pueden cocinarse prescindiendo de casi todos ellos (a excepción de la salsa de soja).

Ingredientes (para 30 unidades):
– 30 obleas para empanadas japonesas, congeladas (en el apartado de “dudas existenciales” explico dónde adquirirlas).
Son una masa de trigo y agua, así que los más hacendosos podéis prepararlas en casa -es como hacer pasta fresca. Mezcláis agua y harina hasta obtener una masa firme y elástica, la dejáis reposar una hora, la estiráis con un rodillo y cortáis círculos con la ayuda de un vaso o un cortador de pasta-.
– 200 gramos de carne de cerdo picada
– 100 gramos de col china (podéis sustituirla por col corriente y moliente)
– 2 cebolletas (o 1 cebolla pequeña)
– 1 cucharada de jengibre fresco rallado (en muchas fruterías podéis adquirir un trocito. No es caro y se conserva mucho tiempo en la nevera).
– 2 cucharadas de salsa de soja japonesa
– 1 cucharada de mirin (una especie de vino de arroz japonés)
– 1 cucharada de sake (licor de arroz japonés). Si no tenéis, podéis sustiuirlo por vodka u orujo.
– 1 cucharada de aceite de sésamo (o de girasol)
– 1 cucharadita de harina de Maizena (es harina de maíz, fécula o almidón).

Elaboración:
1.- Unas dos horas antes de empezar a preparar las empanadas, descongelad las obleas.
2.- Lavad las verduras -col, cebolletas- y picadlas tan finamente como podáis (sin desechar la parte verde de las cebolletas).
3.- Mezclad todos los ingredientes del relleno en un bol (carne, verduras picadas, jengibre, etc.). Cubrid el bol con papel film y reservad en la nevera. Dejad que macere todo una media hora, para que la carne se empape del sabor de las verduras y los condimentos.
4.- Extended las obleas sobre la encimera de la cocina (o una tabla), que debe estar muy limpia y seca (si está húmeda, corréis el riesgo de que las obleas se peguen a la encimera). Colocad una cucharada de relleno en el centro de las redondas de masa.
5.- Humedeced con agua los bordes de la masa y cerrad, pellizcando el borde de las empanadillas para cerrarlas bien. Tendrán este aspecto:

Empanadas japonesas 2

6.- Untad una sartén grande (en la que quepan todas las empanadillas) con aceite de girasol, de tal forma que esté toda la sartén aceitada pero no quede aceite nadando en su interior. Dorad las empanadillas a fuego vivo por la base y uno de los lados.
7.- Cuando estén doradas, añadid medio vaso de agua a la sartén y cocinad a fuego vivo hasta que toda el agua se evapore, sin cubrir la sartén.
8.- ¡Ya tenéis las empanadillas listas! Sacad de la sartén y comedlas inmediatamente, bien calientes, acompañadas de salsa de soja rebajada con mirin o, en su defecto, con un chorrito de agua. Están riquísimas. Palabrita del niño Jesús.

Empanadas japonesas
DUDAS EXISTENCIALES DIVERSAS:

¿DÓNDE COMPRAR EL MIRIN, EL SAKE, EL ACEITE DE SÉSAMO Y LA MASA PARA LAS EMPANADAS? (EN BARCELONA)
Podéis encontrar estos productos en cualquier comercio de alimentación asiática.
Por ejemplo:
– Tokyo-ya
– El japonés del centro comercial la Illa Diagonal
– Coloimport
La masa para empanadas se vende congelada, así que podéis comprar tres o cuatro paquetes de una vez (cada uno contiene unas 30 obleas). Así os ahorráis ulteriores excursiones.

NO TENGO MIRIN NI SAKE NI ACEITE DE SÉSAMO, PERO QUIERO PREPARAR LAS EMPANADAS DE TODAS FORMAS…
… Ningún problema. Prescindid de estos ingredientes. El sabor variará un poco, pero seguirán estando buenísimas. Lo único que no podéis eliminar es la salsa de soja. Avisados quedáis.

¿PUEDEN PREPARARSE CON ANTELACIÓN?
Sí, pero tenéis que congelar las empanadillas una vez rellenas y con forma. Y descongelarlas completamente antes de cocinarlas. Podéis preparar cincuenta o cien de una vez e ir consumiendo poco a poco.

Cómo enfrentarse a un aguacate

Esta entrada está especialmente dedicada a M.J., también conocido como el Eduardo Manostijeras de los aguacates…

Para pelar y deshuesar un aguacate sin destrozarlo necesitaréis, además del aguacate en cuestión, unas tijeras y una cuchara -sopera-.

Paso 1:
Cortáis el aguacate en dos mitades, longitudinalmente (a lo largo, vamos). Así:

Aguacate

Paso 2: 
Retirad la piel con la ayuda de la cuchara (se introduce bajo la piel y ésta se va levantando suavemente). No tiene ningún misterio (incluso yo puedo hacerlo):

Aguacate 2
Paso 3:
Una vez despellejado, retirad el hueso con la ayuda de la cuchara -igual que con la piel-.
Y… ¡Tantaaaataaaachaaaan! Tenéis el aguacate sin piel ni hueso. Listo para consumirlo en ensalada o relleno (por ejemplo, con mayonesa y gambas), si os atrevéis, como postre, espolvoreándolo con azúcar.

Aguacate 3
Si lo queréis laminar, hacedlo sobre una tabla, con un cuchillo, sin resobarlo. Y queda de esta manera:

Aguacate 4
El resultado final, con unos tomates “chirris” (así los llama el pichón mayor):

Aguacate 5